miércoles, 29 de octubre de 2014

Ideas DIY: funda de cojín estampada con sello carvado a mano


¡¡Hola!! Cuánto tiempo, ¿eh?

Hace tiempo que tengo ganas de retomar los "Miércoles creativos" que tanto os gustaban, pero como últimamente me falta tiempo para poder estar por todo, he pensado que a partir de ahora lo llamaremos "Ideas DIY", así puedo ir colgándolas cuando tenga un ratito, aunque no pueda ser cada semana. Hoy casualmente es miércoles, pero que no sirva de precedente... :)

Si no os queréis perder ninguna de las Ideas DIY, os recuerdo que os podéis suscribir al blog para que os llegue un aviso cada vez que publique una entrada nueva (solo tenéis que introducir vuestro correo electrónico donde pone "Suscríbete" en la barra lateral de la derecha).

La razón principal de que me haya animado a retomar esta sección del blog es una idea que vi el otro día y  me encantó. ¡Tenía que compartirla! Así que... ¡vamos allá!


Crea tu propia funda de cojín con un sello carvado a mano

Hoy vamos a ver esta idea tan bonita que vi aquí:


Foto de I Spy DIY

Para hacer esta funda tan molona necesitaremos los siguientes materiales:

- Funda de cojín lisa en un color clarito (si puede ser de algodón, mejor)
- Dos colores diferentes de pintura textil resistente al lavado
- Una gubia para tallar de las que tienen las puntas intercambiables
- Un lápiz
- Un bloque de goma para carvar* sellos
- Un pincel fino (uno de maquillaje ya sirve)


Foto de I Spy DIY

Podéis encontrar todos estos materiales en tiendas de manualidades y bellas artes y también en tiendas online (si lo buscáis en Google lo encontraréis si problemas, no quiero decir nombres para no hacer publicidad a nadie).

*Utilizo "carvar" y "carvado" porque, aunque es un calco feísimo del inglés, es lo que se utiliza en el mundillo de las manualidades y lo que más resultados os dará si hacéis búsquedas en Google u otros buscadores.


Cómo carvar el sello

Lo primero que tenemos que hacer es carvar el sello. Tenéis dos opciones: dibujar la piña a lápiz directamente sobre el bloque de carvado o dibujarla primero en un papel (así podéis borrar y rectificar si os equivocáis) y, después, traspasarla al bloque de carvado colocando la hoja de papel encima y rascando el reverso del papel con un objeto plano. Si no se calca del todo bien, la repasáis con el lápiz directamente en el bloque de carvado y listo.


Foto de I Spy DIY


A continuación, trazáis los detalles del dibujo con la gubia (con una punta fina). Después, con una punta más gruesa, vaciáis toda la parte de alrededor de la piña, con cuidado de no estropearla. Vaciadlo bastante para que no se os imprima el borde cuando estampéis. Por último, volved a cambiar a una punta fina y repasad las líneas transversales del cuerpo de la piña y el resto de detalles para darles un poco más de profundidad.


Estampación de la funda de cojín

Para estampar la funda, colocaremos la tela en una superficie plana y lisa y la sujetaremos con pinzas o clips. Después, colocaremos un poco de pintura del primer color en un recipiente y pintaremos con cuidado la superficie de la piña en el sello.


Foto de I Spy DIY


Aplicad suficiente pintura (sin pasaros) y tened mucho cuidado de no pintar fuera de la piña, en los bordes del sello. Si os salís, lo podéis limpiar con un poco de papel de cocina. Si no habéis estampado textiles con sellos antes, os recomiendo que hagáis una prueba en papel primero, para ver qué cantidad de presión debéis aplicar. Estampad la primera piña en la funda de cojín teniendo en cuenta las distancias que queréis dejar entre una y otra piña. Volved a pintar el sello con el mismo color de pintura y repetid el procedimiento hasta terminar las 5 (o 4) piñas del primer color.

Lavad el sello con agua y secadlo con cuidado con papel de cocina, sin rascarlo para que no se estropee. Repetid los pasos anteriores con la pintura del segundo color y completad el diseño (como veis en la foto del principio de la entrada, os tienen que quedar 4 piñas de un color y 5 del otro).

Dejad secar la funda estampada durante al menos 24 horas y, cuando esté totalmente seca, planchadla en seco con un paño encima. Este paso es importante para fijar la pintura y que no se vaya al lavar la funda.

Y eso es todo. No me digáis que no es una idea fácil y divertida. Si tenéis niños, una vez carvado el sello que es lo más complicado, podéis utilizarlo para estampar camisetas o cualquier otra cosa con ellos. ¡Seguro que les encantará!

Bueno, pues esto es todo por hoy. ¡Hasta la próxima Idea DIY! ;)