miércoles, 10 de abril de 2013

Miércoles creativo 4: Instacards





MIÉRCOLES CREATIVO 4




¡Por fin llegó el miércoles y nuestra dosis creativa de la semana!

Hoy os traigo una propuesta muy sencilla dedicada especialmente a los fans de Instagram, que sé que sois muchos. Me tendréis que disculpar los que no tenéis esta aplicación para móviles, prometo compensaros otro miércoles, jeje!

Seguro que más de una vez habéis pensado: "qué bonita me ha quedado esta foto, tendría que imprimirla". Pues os voy a dar la excusa perfecta para que paséis a la acción y empecéis a imprimir vuestras fotos más molonas. Vamos a ver cómo hacer originales tarjetas estilo Polaroid con las fotos de Instagram (o lo que se conoce como "Instacards"):





En primer lugar, para poder imprimir las fotos basta con que las guardéis en el teléfono y os las enviéis a vuestro correo electrónico. Una vez hecho esto, necesitaremos:

- Cartulina del color que más os guste (mejor si tenéis varios colores para poder elegir el que más combine con el filtro de la foto).
- Hilo para punto de cruz de color blanco o de otros colores que combinen con las cartulinas que hayáis elegido (si lo queréis bueno, compradlo en una mercería, los de los chinos suelen deshacerse nada más abrir el paquete)
- Tijeras o un cúter (mejor todavía) y una regla
- Pegamento (de barra mismo, tipo Pritt)
- Una aguja fina y otra bastante gruesa (de bordado)
- Vuestas súper fotos impresas en papel blanco normal


1. Para empezar, imprimos las fotos a todo color con el tamaño que necesitemos según lo que queramos escribir en la tarjeta y las recortamos. Tened en cuenta que la resolución de las fotos de Instagram no es muy alta, así que si las imprimís muy grandes os quedarán pixeladas.

2. Después, cortamos cuadrados de cartulina un poco más grandes que el tamaño de las fotos, por ejemplo, 1 cm por cada lado de la foto y, si queréis que parezcan Polaroids de verdad, dejad un margen un poco mayor, de 1,5 cm aprox., en el borde inferior.

Necesitáis dos cuadrados del mismo color para cada tarjeta.





3. Cojemos uno de los cuadrados de cartulina y pegamos la foto totalmente centrada. Lo dejamos secar con algún peso plano encima (como un buen diccionario, que es lo que suelo utilizar yo, más en concreto el del Institut d'Estudis Catalans, jaja!).

4. Juntamos el cuadrado al que acabamos de pegar la foto y el otro cuadrado de cartulina y los sujetamos bien mientras realizamos pequeños agujeros con la aguja fina a lo largo del borde superior, con una separación de medio centímetro más o menos. Después, agrandamos los agujeros con la aguja más gruesa y, cuando ya tengan un buen tamaño, enhebramos la aguja gruesa con el hilo de bordar y cosemos el borde como si fuera tela:






5. Cuando hemos terminado de coser todo el borde, hacemos un par de nudos y cortamos el hilo. ¡Ya tenemos tarjeta!

Ahora solo falta pensar en lo que queremos poner dentro, que suele ser lo más difícil.






¿Qué os parece? Me parece una opción fantástica para personalizar al máximo las tarjetas y lucir un poco las fotos tan bonitas que permite crear Instagram.

Y eso es todo por hoy. La semana que viene, más.

¡Feliz semana!

No hay comentarios:

Publicar un comentario